Close

Legislación Cultural y Políticas Públicas de Medellín.

  • Home
  •  / 
  • Artículos
  •  / 
  • Legislación Cultural y Políticas Públicas de Medellín.

Legislación Cultural y Políticas Públicas de Medellín.

Por: Sara Cristina Quintero Arismendy

 

Las políticas públicas culturales de Medellín se fundamentan en los artículos 70, 71 y 72 de la Constitución Política de Colombia (CPC). El artículo 71 lo expresa así: «El Estado creará incentivos para personas e instituciones que desarrollen y fomenten la ciencia y la tecnología y las demás manifestaciones culturales y ofrecerá estímulos especiales a personas e instituciones que ejerzan estas actividades» (CPC, 1991).

La Ley General de Cultura[1], creada por el Ministerio de Cultura Nacional, elaboró, con base en este artículo, pautas y conceptos sobre el papel del Estado en el desarrollo cultural del país, el fomento y la entrega de estímulos, comprendiendo los diferentes agentes que participan del mismo, su artículo 1 así lo refiere: «El Estado, al formular su política cultural, tendrá en cuenta tanto al creador, al gestor como al receptor de la cultura y garantizará el acceso de los colombianos a las manifestaciones, bienes y servicios culturales en igualdad de oportunidades…» (Ley General de Cultura, 1997).

El Ministerio de Cultura, además de regular y potenciar la creación de políticas culturales municipales y departamentales, tiene un programa de estímulos nacionales cuyo objetivo es apoyar la creación, la investigación, la formación y la circulación; facilitar el intercambio y la interculturalidad; reconocer socialmente a creadores a través de sus proyectos y trayectorias vitales al servicio de la cultura; promover nuevos talentos; afirmar las identidades y la diversidad; apoyar el desarrollo cultural de las regiones, y fortalecer las iniciativas comunitarias y las redes sociales.

La política de estímulos del Ministerio de Cultura se estructura alrededor de las líneas de formación, investigación, creación y circulación. A través de las modalidades de asignación de becas, pasantías, premios nacionales, residencias artísticas y reconocimientos. El programa Salas Concertadas consiste en la asignación de recursos para financiar el funcionamiento de espacios culturales en el escenario nacional. Esta última rama de subsidio resulta ser una de las más exigentes para los gestores debido a que los requerimientos que solicita el ministerio dan cuenta de la organización y la responsabilidad de los administradores de las salas. Es por esto que muchos han encontrado estos requerimientos como ejes de acción a la hora de administrar un espacio cultural para cumplir con las exigencias no solo del ministerio sino del mercado cultural como tal.

De igual manera, se ha creado la Ley Nacional de Emprendimiento Cultural, un programa del Ministerio que apunta hacia la formación de emprendedores culturales del país para que conozcan las herramientas necesarias para potenciar las industrias culturales nacionales.

Siguiendo la línea establecida por las instancias legales nacionales, el Concejo de Medellín, por medio del Acuerdo Municipal 48 de 2011, establece las políticas de fomento y estímulo a la creación, la investigación y la gestión cultural y artística en el municipio.

Las convocatorias públicas se organizarán en dos modalidades: a. Estímulos: Becas a la creación artística y cultural, becas a la investigación cultural y artística, reconocimientos, homenajes, pasantías, residencias, premios, reconocimiento e impulso a la gestión y a los espacios de participación. B. Fomento: Espacios creativos, intercambios culturales, publicaciones culturales, formación artística, apoyo a eventos y procesos de la comunidad, entidades, organizaciones y redes culturales. (Acuerdo municipal 48, 2011)

Conociendo el panorama legal de la cultura en Colombia y en la ciudad de Medellín, se puede inferir que, desde la teoría, la ley ampara gran parte de los procesos culturales que se llevan a cabo en la ciudad y que estas leyes van acordes con el discurso de inclusión y defensa de la diversidad cultural al cual el país se ha vinculado en diferentes tratados internacionales.

Estos son los fundamentos legales que actualmente rigen la política cultural de la ciudad

– Constitución Política de Colombia, Artículo 70, 71 y 72.
– Ley General de Cultura (Ley 397 de 1997 y sus Decretos reglamentarios).
– Ley de Espectáculos Públicos (Ley 1493 de 2011 y sus decretos
reglamentarios).
– Plan de Desarrollo Cultural de Medellín 2011-2020, “Medellín, una ciudad
que se piensa y se construye desde la cultura”.
– Acuerdo 03 de 2016. Plan de Desarrollo 2016-2019. Medellín cuenta con vos.
– Acuerdo Municipal 37 de 2011. Por medio del cual se institucionaliza el
Programa de Salas Abiertas para el fomento y el estímulo de las salas de
las artes escénicas del municipio de Medellín.
– Acuerdo Municipal 038 de 2015. Por medio del cual se establece la Política
Pública para la Institucionalización del Programa de Concertación, Estímulos
y Fomento al Arte y la Cultura de la Secretaría de Cultura Ciudadana.
– Acuerdo Municipal 08 de 2011. Por el cual se adopta la Política Pública para
el reconocimiento de la diversidad sexual e identidades de género y para la
protección, restablecimiento, atención y la garantía de derechos de las
personas lesbianas, gays, bisexuales, transgeneristas e intersexuales
(LGBTI) del Municipio de Medellín.
– Acuerdo Municipal 79 de 2010. Por medio del cual se adopta la Política
Pública en materia de lectura y escritura para el municipio de Medellín.
– Acuerdo Municipal 22 de 2015. Por el cual se adopta la política pública para
el fortalecimiento del sector audiovisual y cinematográfico de Medellín.

Estímulos públicos para la cultura en Medellín

La Alcaldía de Medellín, a través de la Secretaría de Cultura Ciudadana, lleva dieciséis años consecutivos entregando las Becas a la Creación Artística y Cultural, una política cultural que designa presupuesto público a los grupos y las organizaciones culturales para la creación de propuestas artísticas. «Tiene como propósito incentivar la promoción y el fortalecimiento de los procesos de creación de artistas, gestores y entidades culturales que desarrollan procesos, programas y proyectos culturales en la Ciudad» (Secretaría de Cultura Ciudadana, 2014).

Estas becas están dirigidas a diferentes áreas de producción cultural como: artes escénicas: danza, música, teatro, artes visuales, audiovisuales, comunicaciones (movilización social), literatura y patrimonio. El requisito fundamental de estas becas, es seguir los lineamientos de participación y, en una fecha límite establecida por la secretaría, presentar tres veces el producto de forma gratuita. La Alcaldía pone a disposición los lugares, las salas y los establecimientos artísticos de acceso público para que los grupos organicen la agenda de presentación.

Paralelo al proceso de creación, se apoya el acceso a la cultura mediante la actividad de Salas Abiertas, que consiste en asignar presupuesto a diferentes salas de teatro de la ciudad para que en una fecha del mes, los ciudadanos puedan asistir de forma gratuita a una obra de teatro. Igualmente, se hace la convocatoria pública de apoyos concertados, para promover, fortalecer y apoyar procesos culturales provenientes de organizaciones privadas sin ánimo de lucro vinculadas con el sector cultural y de grupos conformados que acrediten una trayectoria superior a los tres años.

La secretaría dispone del siguiente presupuesto (expresado en pesos colombianos) para la ejecución y la entrega de los estímulos para la presente fase 1 de esta convocatoria del año 2019, un total de seis mil doscientos noventa millones trescientos treinta y un mil ciento setenta pesos ($6.290.331.170). (Secretaría de Cultura Ciudadana, 2019).

Entendiendo esto y aplicándolo a Medellín, la política pública abarca con el estímulo únicamente las fases de creación, interpretación y producción. Si bien los estímulos de Salas Abiertas y Apoyos Concertados van enfocados al consumo, sigue siendo una cifra que no representa el verdadero interés del ciudadano por aportar económicamente a la producción, porque si la asistencia es de 10 o 1000 personas, el aporte ya ha sido contemplado en el presupuesto. Sin embargo, es claro que el no consumo de obras culturales no tiene que ver con la falta de oferta en la ciudad, que se ha fortalecido en los últimos años. Como lo afirmó José Alejandro Pérez para el periódico El Colombiano:

Algo en lo que coincide la gestora cultural María Elena Bravo, falta un proceso de formación de públicos. En este sentido, señala, es necesario un trabajo desde los mismos medios de comunicación que hoy trabajan en un concepto – errado en su criterio- de mezclar en la información el entretenimiento y la cultura como si fueran lo mismo. (Pérez, 2015)

El proceso creador apoyado por la Alcaldía de Medellín para atender las etapas de la cadena de valor del sector cultural de la ciudad debe contemplar lo que Stolovich (2002) sitúa como «industrias auxiliares» que sirven de soporte a la producción cultural, puesto que su concentración en tareas específicas, fortalece la conexión entre la creación de la obra y el consumo, garantizando así un desarrollo completo de la cadena (pág. 35).

Las categorías apoyadas como musicales y literarias, incluyen su reproducción masiva en impresión de libros y grabaciones de material; esta característica le da una posteridad al producto patrocinado, pero aún no se prestan las garantías necesarias para que se vigile la reproducción de estas obras y el pago correspondiente de derechos de autor. Analizando la legislación, se encuentra un primer vacío legal que impide el desarrollo adecuado de las políticas públicas culturales y su aporte a la cadena de valor. En sus lineamientos, la legislación nacional propone un acompañamiento integral, de esta forma la Alcaldía de Medellín cuenta con talleres y solicita un informe que dé cuenta del uso del dinero entregado a cada grupo para la ejecución presupuestal de los estímulos entregados. Sin embargo, el no sostenimiento de muchas obras y grupos en el tiempo, demuestra que falta un seguimiento que argumente la efectividad de la política en el verdadero desarrollo progresivo del sector. Esto incluye, además, que tampoco se tiene un registro y reconocimiento de la propiedad intelectual de los productos culturales y sus creadores.

La mayoría de estímulos se entregan a grupos que pertenecen a las artes escénicas, producción que depende sustancialmente de la cantidad de presentaciones y entradas vendidas para amortizar el costo de producción.

 

[1] O Ley 397 de 1997.

[2] Esta se realiza a partir de una depuración inicial verificando que haya completado los requisitos y los documentos de participación.

[3] Medellín Cómo Vamos es una alianza interinstitucional privada que tiene como principal objetivo hacer evaluación y seguimiento a la calidad de vida en la ciudad. El programa cuenta con la participación de la Fundación Proantioquia, la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia, el periódico El Colombiano, la Universidad Eafit, Comfama, Comfenalco, Casa Editorial El Tiempo, la Cámara de Comercio de Bogotá y la Fundación Corona, estas tres últimas entidades son las que promueven desde 1998 el programa Bogotá Cómo Vamos (Medellín Cómo Vamos, 2017).

[4] http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-12943525

[5] http://www.elcolombiano.com/cultura/cine/los-colombianos-van-mas-a-cine-segun-las-estadisticas-EF1236767

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code